Sinbenito

Miércoles 11 de Julio de 2012
Cuando un restaurante cierra y encima era de buen nivel, se nos cae un lagrimón. Es lo que ha ocurrido con Sanbenito, al que el barrio le jugó una mala pasada.

 Cuando hicimos la crítica de Sanbenito, a pocos días de su apertura, dijimos que la apuesta de Luis Morandi y Patricia Scheuer era muy arriesgada. Ambos son empresarios gastronómicos exitosos (crearon Bar Danzón y Sucre, entre otros), pero la decisión de poner un restaurante en Belgrano, sobre todo en la avenida Lacroze, con su frondosa arboleda, era muy arriesgada. Es que el barrio es muy complicado y el único que lleva varios años en la zona es Martín Molteni, con su PuraTierra.

Una vez, un empresario que abrió un local por la zona, me dijo que los belgranenses son tan “miserables” que hasta comparten el café. Dura apreciación, pero vivo en el barrio y algo de cierto hay. Pues bien, más allá de que Luis Morandi se enojó con nosotros por el tema de ACELGA, reconocemos en él a un renovador de la gastronomía porteña. De hecho hoy se comenta que los dueños de El Gaucho Grill, se habrían interesado en comprar Sucre, o quizá ya se haya hecho la operación aunque nadie diga ni “mu”. De manera que el cierre de Sanbenito no es una buena noticia. Y menos aún que haya durado tan poco.

Tal vez existan otras razones que nosotros desconocemos, pero está claro que generalmente, cuando un restaurante cierra, se debe a que el público le ha dado la espalda. Y en este caso particular, no se justifica para nada que esto haya ocurrido. En lo personal, lo había recomendado a varios amigos “paladares negros”, y Sanbenito no los defraudó ni mucho menos. Estamos seguros de que el dúo Morandi-Scheuer, más algunos socios que siempre apuestan con ellos, seguirán adelante con sus originales propuestas gastronómicas. Una batalla perdida no es perder la guerra, pero por desgracia nos hemos quedado “Sinbenito”.