5 parrillas en Buenos Aires
Martes 22 de Octubre de 2013
La carne es pasión nacional y los vegetarianos son minoría. Acá están las cinco parrillas que más nos gustaron en las últimas visitas de Fondo de Olla.



La Brigada - (San Telmo)

El mendocino Hugo Echevarrieta, no tiene más secretos que estar siempre firme en el “boliche”. Este hecho es trascendente, más aun cuando el dueño es conocedor del oficio gastronómico, ya que comenzó como lavaplatos en La Raya, de la Familia Vinagre, donde aprendió el concepto: él mismo compra la mercadería, que en el caso de la carne proviene de ganado que se ha alimentado con pasturas naturales, nada de feed-lot. Y la búsqueda constante de los mejores chinchulines de chivito y de cordero, mollejas de chivito, criadillas y el búfalo entrerriano de La Filiberta. Conocé más leyendo acá



Le Grill - (Puerto Madero)

La nueva parrilla del mismo propietario de Chila, ofrece tres cortes de carne madurada y con diferenciación de precio en la carta. Si uno pide carne madurada (bife de chorizo, ojo de bife y T-bone, cuesta un 50% más. El local cuenta con cámaras especiales con temperatura y humedad ideales para que se realice este proceso. Conocé más leyendo acá 



Don Julio - (Palermo Soho)

Parrilla de barrio con todo lo bueno que esto conlleva. Vecinos que aprovechan la excelente relación precio calidad. Turistas extranjeros que llegan bien recomendados. Porteños de otros barrios avispados que escucharon hablar del lugar. Hazte fama y échate a dormir, dice el refrán. Y es verdad. Conocé más leyendo acá



Lo de Jesús - (Palermo Viejo)

Que un negocio gastronómico cumpla nada menos que 60 años de vigencia, no es poca cosa en un país tan errático como la Argentina. Lo de Jesús fue creado precisamente en 1953 por Don Jesús Pernas, un gallego de Vigo que con el tiempo dejó paso a otros propietarios. Pero éstos, lejos de cambiar, mantuvieron la esencia y el estilo del lugar. Conocé más leyendo acá



Cabaña Villegas - (Belgrano)

Sorprendió en su momento con una propuesta audaz para Puerto Madero. Por un lado, con precios que ni por asomo se parecen a los de algunas parrillas de lujo del barrio más joven de la ciudad. Por el otro, mayor calidad de la oferta que otras parrillas de “batalla” e inclusive de tenedor libre, que pululan por la misma geografía porteña. Con igual intención, abrió un amplio local en Belgrano, a pasos de la vía del Mitre y de la propia Libertador, sobre la calle La Pampa. Conocé más leyendo acá

 



 
Más de Olla Inox